El formato de la entrevista

El formato de la entrevista

El formato de la entrevista

Entrevista 1

La entrevista es un género que se ha regenerado con el paso de los años, pues aunque su finalidad sigue siendo la misma, sus características han sido susceptibles de diversos  cambios. Es un formato que supone una gran labor por parte del profesional de la comunicación pues exige una documentación previa y la tarea o acción fundamental de preguntar, escuchar y volver a preguntar en el transcurso de la misma. Manuel Campo Vidal, apuntaba en el artículo “¿Me entrevistas o me quieres?” de El País lo siguiente: “la tarea primordial del entrevistador es preguntar y escuchar, y volver a preguntar”.

La entrevista se fundamenta en tres pilares básicos, tal y como apunta Manuel Campo Vidal, éstos son: humildad, respeto e investigación. En cuanto a la humildad, el periodista debe tener claro su posición frente al entrevistado, es decir, debe saber que éste último tiene una posición superior por el simple hecho de que conoce  mucha más información. Por tanto, la labor del comunicador es preguntar para conocer y hacer  que tal información llegue a las audiencias.

Por otro lado, el respeto supone tener una actitud y comportamiento adecuado frente a la figura o personaje entrevistado. Esta base de una buena entrevista es sumamente importante, pues determinados comunicadores piensan que una actitud agresiva es la actitud más acertada frente al entrevistado. Sin embargo, es una afirmación incorrecta, y así lo indica Campo Vidal: “parece que si no matas, si no eres agresivo, no eres bueno entrevistando… Para saber no tienes que agredir”. Con esta característica surge el planteamiento de los límites que debe tener o plantearse el periodista, así bien, “no existe ningún límite, siempre que guardes respeto, todo está permitido”.

El profesional de la comunicación debe recopilar la máxima información posible de su entrevistado. Por lo tanto, sin esta fase previa no podría hablarse de una buena entrevista. Con respecto a esto, el Presidente de la Academia de las Ciencias y las Artes de Televisión  afirma lo siguiente: “Una entrevista es para descubrir un personaje. ¿Cómo lo vas a descubrir si no sabes de él?”. Por tanto, tener conocimiento previo de ésta información supone una ventaja para el comunicador, pues “esa preparación le permite hacerle preguntas cerradas, que le impidan irse por las ramas…”.

Como se ha mencionado al inicio, las características principales de la entrevista están cambiando. Estos cambios pueden verse reflejados en la anécdota que destaca el director del Instituto de Comunicación Empresarial mientras realizaba una entrevista a Nacha Guevara: “Gracias por esta entrevista tan antigua”. ¿Por qué antigua señora?, le preguntó el periodista. “¡Porque usted se ha dedicado a escucharme!”.

En definitiva, entrevistador y entrevistado deben intentar crear una relación efímera en la que se produzca cierta complicidad y confianza, pues este ambiente es el más propicio para obtener la información.

No hay comentarios

Escribir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para que usted tenga la mejor experiencia de usuario, y ofrecerle contenidos y publicidad de interés. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies